No he bebido casi, agente…

7 abril, 2008

Increíble demostración de hasta donde puede llegar el ser humano “plinplando”. El segundo golpe es genial, alucinante, al alcance de muy pocos.